Turismo Valdegovia montescorzo edificio

sobre valdegovía

servicios ir

historia y arte

vive valdegovía

qué ver

Parque Nat. Valderejo

visita virtualir

salvapantallasir

contactarir


Noticias

Lunes 22 de Octubre de 2012
SANTUARIO DE NTRA. SRA DE ANGOSTO, CENTRO MARIANO DE VALDEGOVIA (REVISTA EUSKAL HERRIA OCTUBRE-NOVIEMBRE 2012)

El Santuario de Nuestra Señora de Angosto se extiende sobre la vega del río Homecillo, en el mismo lugar donde sus aguas, cansadas de abrirse paso entre las angosturas de la montaña, asoman al luminoso valle de Valdegovia. Son muchos los santuarios de devoción maniana que a lo largo y ancho del planeta deben su fundación a una aparición milagrosa de la Virgen María, pero en el caso concreto de Angosto la leyenda no nos habla de una aparición, sino de un hallazgo. El día 25 de Abril de 1086 se abatió sobre las montañas de Valdegovia una gran tormenta que provocó la crecida del río. Un pastorcillo de la zona, Hernando Martín, que recogía su rebaño a orillas del cauce, observó un bulto en una cavidad. Le pareció distinguir la figura de una niña y alarmado corrió al pueblo de Villanañe para dar aviso de lo ocurrido. Los vecinos corrieron al lugar y rescataron la talla de la Virgen de las aguas embravecidas. La cueva donde el pastor encontró la imagen es ahora una pequeña capilla enrejada a la que se dirigen los visitantes con gran devoción. El santuario de Angosto es actualmente el centro mariano más popular del valle de Valdegovia y de sus alrededores. El templo original, de estilo gótico, fue construido en la primera mitad del siglo XIV y a lo largo de su historia ha sufrido diversas ampliaciones y reformas. La llegada de la Familia Pasionista en el año 1885 ayudó a paliar la situación precaria y de abandono en el que se encontraba el santuario. Cada orden tiene sus propias particularidades y los Pasionistas, en concreto, se han dedicado habitualmente a las misiones. Por eso Angosto funcionó durante casi un siglo como "escuela de misioneros". La escasez de vocaciones marcó una nueva etapa en esta historia del monasterio, transformando el noviciado en convento y casa de espiritualidad en el año 1968. Hoy en día comparten la hospedería hombres y mujeres, jóvenes y adultos, religiosos y seglares, comunidades budistas, grupos de yoga, peregrinos, grupos de tiempo libre, familias. Todos encuentran en las desnudas paredes de sus habitaciones el silencio y la paz que necesitan para reponer fuerzas. El Santuario de Angosto se halla enclavado en el valle de Valdegovía, un municipio con múltiples posibilidades senderistas. Iniciamos la ruta atravesando la cancela que cierra los terrenos del Santuario por el lateral de la hospedería. Siguiendo las marcas del GR paseamos entre los campos de cereal y nos adentramos en el encinar. Al otro lado del cordal desembocamos en la carretera que une Espejo con el Puerto de Urduña surcando el valle de Osma. Caminamos a orillas de la calzada y nos dirigimos a mano izquierda, hasta la antigua Venta Burguillos (35 min). De la explanada que hay junto a la casa nace una pista que se adentra en el bosque y alcanza una bifurcación. Cruzamos la alambrada y seguimos a mano derecha. Un ancho pasillo entre las encinas nos lleva hasta el Castro de Lastra. Los múltiples estudios de historiadores y arqueólogos sitúan en este lugar la antigua ciudad de Uxama Barca, perteneciente a la tribu de los Autrigones. Los Autrigones eran una tribu prerromana, de etnia celta, establecida en la parte oeste de Bizkaia y Araba, este de Cantabria y norte de la provincia de Burgos. Con el paso de los siglos la vieja ciudad ha quedado engullida por la vegetación, pero aún se pueden ver los restos de la muralla que protegía el poblado por el lado sur; y en las catas realizadas por los arqueólogos, los restos de algunas viviendas. Si sorteamos la tuplida vegetación hasta la parte alta del castro, asomaremos en la cresta a la pequeña cumbre de Lastras (1h) que nos habre fantásticas vistas sobre el valle de Osma.

volver